La trampa de la consulta independentista

La trampa de la consulta independentista
 
En una de mis anteriores entradas, hablé de la “paradoja del derecho a decidir”, donde comentaba mi postura respecto al secesionismo catalán y el doble rasero ideológico que poseen algunos de los defensores del independentismo. En esta no quiero entrar en el trasfondo de esta posición tan nociva para España, ni cuestionar los motivos que mueven a determinado segmento de la ciudadanía catalana a apoyarlo. Una situación crítica a la que se ha llegado por la desidia de unos políticos o las coacciones maquilladas de otros. Culpables principales ellos de tolerar en un caso, o provocar en el otro, una de las mayores crisis sociales que ha padecido el país en las últimas décadas. Os dejo un magnifico artículo de un gran amigo y mentor al respecto, “Hechos consumados”.
 
Mi objetivo en esta entrada es desvelar el sucio e ignominioso propósito escondido tras la reciente consulta publicada de cara a conocer la opinión del pueblo catalán en referendum, que tendrá lugar el 9 de Noviembre de 2014, acordado así por todos los partidos que secundan el famoso “derecho a decidir”.
 
“¿Quiere usted que Cataluña sea un estado?
 
En caso afirmativo: ¿Quiere usted que Cataluña sea un estado independiente?”
 
Artur Más, promotor protagonista de este desaguisado, calificó esta pregunta como “clara e inclusiva”. Mi valoración es que es una trampa, una argucia para disfrazar unos resultados que a día de hoy, son claramente desfavorables para sus propósitos. Como reveló, con motivo de esta consulta independentista, una reciente encuesta del diario El Mundo, tan solo el 35% de los catalanes votarían si a la independencia.
 
Esta doble pregunta actúa de filtro, tan solo los que respondan positivamente a la primera cuestión, podrán contestar a la segunda. De esta manera se obtiene una conclusión sesgada. En la citada encuesta de El Mundo, el 43% responden positivamente a la primera pregunta, de este grupo, al que se le permite contestar a la segunda, el 81,9% lo hacen también a favor de ser un estado independiente, quedando un 12,9% posicionados en un estado no independiente, lo cual es un concepto un tanto difuso para la mayoría de ciudadanos
 
¿Qué consiguen con esto? No es lo mismo, de cara al resto de españoles, a los propios catalanes, al Gobierno e incluso fuera de nuestras fronteras, delatar que el 81,9% están a favor de la independencia, omitiendo que un 67% del total de votantes se han quedado por el camino, que asumir que tan solo un 35,2% del conjunto global optan por un estado independiente.
 
Y así, con engaños y malas artes, es como CiU, ERC, ICV y la CUP, quieren traicionar a sus ciudadanos y a su comunidad autónoma para obtener su ansiada independencia.
En este enlace, puedes ver la encuesta de El Mundo al completo.
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>