La frivolización del Día Internacional de la Mujer Trabajadora

 
Pasado mañana, 8 de marzo, se celebra el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, o Día de la Mujer, a secas, que queda paradójicamente más igualitario. Seguro que tú, si eres del género adverso, te pasas el día felicitando a diestro y siniestro a cualquier mujer que se cruce en tu camino. «¡Feliz día de la mujer!», esta será sin duda alguna la frase más escuchada a lo largo del día, demostrando todos nosotros una terrible frivolización del verdadero motivo de conmemoración y del propósito de un día tan importante en la evolución de la sociedad.
 
Al igual que no entiendo el sentido del Día del Orgullo Gay (ni, si existiera, el sentido del Día del Orgullo Hetero), ni el sobrevalorado orgullo patrio, ya que no comprendo que puedas sentirte orgulloso de una característica adquirida por la casualidad o una propiedad que no es fruto de la propia elección individual y personal, no comparto que se felicite a una mujer por el hecho de haber nacido mujer, ni por supuesto, tampoco a un hombre por haber nacido hombre.
 
Por si esto no fuera suficiente, además consigue que nos olvidemos del comprometido origen de este día, la causa de que sea necesario recordar, año tras año, porque el 8 de marzo es una fecha señalada en los calendarios del mundo entero. Un día que nos tiene que servir para reparar que, no hace mucho tiempo, las mujeres carecían de derechos equiparables a los de los hombres en su puesto de trabajo, para que nunca se repita una situación similar, y que las próximas generaciones se conciencien en superar cualquier desigualdad establecida.
 
Este día se conmemora que el 8 de marzo de 1908, 129 trabajadoras perdieran la vida en una fábrica textil de Nueva York, mientras se declaraban en huelga como protesta por las insufribles condiciones laborales que sufrían. El dueño, cerró las puertas y prendió fuego a la fábrica. Gracias a este triste suceso, los derechos de las mujeres trabajadoras comenzaron a respetarse internacionalmente.
 
Todavía existen países anclados en el pasado, donde las mujeres son maltratadas en sus trabajos, con derechos inexistentes y condiciones esclavistas. No seas cómplice de la frivolización de un día trascendental. No felicites a las mujeres invisibilizando las desigualdades que viven millones de personas. Recuerda, pasado mañana, 8 de marzo de 2014, debemos evaluar la posición de las mujeres en el resto del mundo, y exigir que todos los estados se comprometan a cumplir con los Derechos Humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>