6 motivos por los que no confío en los nuevos propietarios del Real Zaragoza

 
 
Tras ocho largos años esperando un cambio en la propiedad del Real Zaragoza y meses de rumores que parecían indicar que Agapito Iglesias estaba decidido a deshacerse del club, llegó la
noticia que lejos de inspirar una renovada ilusión a la afición zaragocista, ha generado desconfianza y miedo a la posible desaparición.
Estos son los seis motivos por los que los nuevos propietarios del Real Zaragoza no consiguen convencer a los seguidores blanquillos.
  1. Retrasos en el anuncio del proyecto deportivo y en el acuerdo con el fondo de inversión. Luis Gamón, como portavoz del grupo, confirmó en la rueda de prensa de presentación que existían negociaciones avanzadas con un importante fondo de inversión, y que todo el plan económico y deportivo está supeditado a su incorporación. Días más tarde, todavía no se ha confirmado nada al respecto, lo que arroja una grave desconfianza en el papel que este fondo pueda adquirir, y en su implicación real en el proyecto. Michel Castillo y Juan Forcén, los empresarios más solvente y mejor valorado del grupo de aragoneses, abandonan el proyecto. Esto no solo provoca dudas en la estabilidad económica, si no en la influencia que pueda
    tener en Instituciones y organizaciones.
  2. El clavo ardiendo al que se agarra un sector de la afición para evitar esta farsa, es que el CSD debe aprobar cualquier tipo de transacción accionarial en un club deportivo. Pero, al no superar el 25% de las acciones ninguno de los empresarios que forman la nueva propiedad, esta condición puede salvarse. Una clara artimaña planeada para eludir un requisito que habría impedido la venta.
  3. Una de las primeras decisiones tomadas por los nuevos responsables, fue despedir a Jesús García Pitarch, Moises García León, José Ignacio Soler y Fernando Molinos, para de esta forma romper con la anterior gestión. En cambio, continúan en el organigrama Paco Checa y Carlos Cuartero, dos símbolos “agapitistas” muy discutidos por la afición.
  4. Según se ha podido interpretar en las diversas declaraciones de los nuevos propietarios, parece que este movimiento apunta a ser una venta puente. El objetivo del grupo de empresarios aragoneses podría ser organizar el club tras la salida de Agapito Iglesias, bien tapando irregularidades, bien aportándole un valor ahora inexistente, para posteriormente venderle un porcentaje a una tercera parte, que podría ser el mencionado fondo de inversión.
  5. Continuidad del propio Agapito Iglesias. Como confirmó Mariano Casasnovas, el anterior mandatario mantiene un porcentaje de las acciones del Real Zaragoza, lo que indica que su desvinculación del club no es completa.
¿Tenéis algún motivo más por el que no confiéis en los nuevos propietarios del Real Zaragoza?
 
 
 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>